Introducción a la Biblia y a los Evangelios

Introducción a la Biblia

Si tuviera solo unos segundos para hablar acerca de la Biblia y de allí tuviera que continuar con otro tema, lo primero que les diría — lo más importante — es que la Biblia es la palabra de Dios.  Aunque la Biblia no es en realidad un solo libro, sino una colección de exactamente 66 libros y cartas (39 libros del Viejo Testamente y 27 Nuevo Testamento) escritos por 40 diferentes autores que vivieron cientos de años de diferencia entre sí, toda la Biblia fue inspirada por el Espíritu Santo.

Entonces, se podría decir que, por todas las razones prácticas habidas y por haber, la Biblia fue realmente escrita por Dios.  Es como si Dios mismo hubiera tomado un lapicero y hubiera escrito Él mismo su palabra.  Leerla es como si estuviésemos escuchando a Dios hablarnos a nosotros mismos.

Por eso, de todas las publicaciones cristianas habidas y por haber, la Biblia es la única publicación o libro que nosotros podemos estar 100% seguros de que fue inspirada por Dios.

Podrá haber miles y quizás millones de libros y sitios web cristianos por el mundo, muchas de ellas también inspiradas por el Espíritu Santo.  Pero de todos esos miles o millones de publicaciones cristianas que profesan estar inspiradas por el Espíritu Santo, nosotros solo podemos estar seguros que la única publicación que está inspirada por Dios — sin temor a equivocarnos — es la Biblia.

La Biblia es entonces la única publicación que uno puede estar seguro que es la palabra de Dios.  Es la única fuente que viene directamente de Dios.  Como mencione antes, hay otras publicaciones cristianas por allí, algunas de las cuales son inspiradas por Dios y otras no, pero el único libro en que nosotros podemos estar seguros que viene de Dios es la Biblia.

Con esto no estoy diciendo que uno no debe leer otros libros, revistas y sitios web cristianos.  Si lo puede hacer, pero lo importante es que uno nunca debe reemplazar otras publicaciones por la Biblia.  Entonces la palabra clave aquí es reemplazar.  Los cristianos pueden por supuesto leer otras publicaciones, si así lo desean, pero siempre deben leer primeramente la Biblia.

Además, si la mayoría de los otros libros cristianos hablan de la Biblia, ¿No tiene sentido leer la Biblia primero que las otras publicaciones?  De esa forma, si hay algo por allí que tiene toda la apariencia de ser un libro inspirado por Dios, y realmente no lo es, si ustedes entonces conocen la Biblia, no van a ser engañados.

El estudio de la Biblia, junto con la oración, son dos de las cosas más importantes que un cristiano debe practicar todos los días, pues la palabra de Dios es vida.  Es como un alimento, que se debe comer todos los días, pues sino nos morimos.  De igual manera, nosotros debemos leer la Biblia todos los días si no vamos a morir espiritualmente.

Seria aquí beneficioso para nosotros acordarnos de las palabras de nuestro Señor Jesucristo, cuando le dijo a diablo en Mateo 4: 4 “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios“.

 

Introducción a los cuatro evangelios de la Biblia

Si usted es una de esas personas que nunca ha leído la Biblia, o la leyó hace mucho tiempo, pienso que un gran punto de partida es comenzar con los Evangelios de Nuevo Testamento. ¿Alguno de ustedes sabe que es un evangelio? ¿Qué es una epístola? ¿Cuál es la diferencia entre un evangelio y una epístola?

Un evangelio es aquel libro que habla sobre la vida, la muerte, y las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.  Los evangelios realmente no se escribieron con razones o propósitos intelectuales o históricos. No se escribieron para aprender de este maravilloso personaje llamado Jesús. Sino más que nada para aprender que Jesús es realmente el Hijo de Dios, y para que creyendo en Él podamos ser Salvos.

Es sumamente importante creer que Jesús de Nazaret no fue solo un hombre, un maestro, un profeta, o como algunos dicen por allí solo un ángel; sino que Jesús es primero y antes de todo el Hijo del Dios Viviente.  Si tú crees que Jesucristo fue solo un hombre, solo un maestro, solo un profeta, o solo un ángel, entonces Jesús no puede morir por tus pecados. No puedes ser salvo. ¿Cómo creerían, por ejemplo, que otro hombre común y corriente podría morir por toda la humanidad? No podría.

Solo Dios mismo, el Hijo de Dios, Jesús, parte de la Santa Trinidad, pudo morir por toda la humanidad: Por todos los hombres, mujeres y niños de todos los lugares del mundo y de todos los tiempos puedan ser salvos.

Ahora bien, hay cuatro evangelios en la Biblia: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.  Estos son también los primeros cuatro libros que aparece en los libritos azules de los Gedeones Internacionales (el Nuevo Testamento que utilizamos en la cárcel, por ejemplo).

De estos cuatro evangelios, los que se parecen más entre ellos mismos son los tres primeros. Mateo, Marcos y Lucas.  Si ustedes leen estos evangelios: Que son los primeros tres evangelios en el Nuevo Testamente, se van a dar cuenta que son muy parecidos.  Dicen casi lo mismo.  En algunos casos, palabra por palabra.

A estos tres primeros evangelios del Nuevo Testamente se le conocen como los evangelios sinópticos porque son muy parecidos.  Algunos creen que estos tres primeros evangelios fueron obtenidos de un manuscrito que se llamaba simplemente como la fuente “Q” (de Quelle, que significa ‘fuente’ en alemán).  Pero hay otros que dicen que el evangelio más antiguo es el de Marcos (el cual es el más pequeño también) y que Mateo y Lucas tuvieron acceso a este evangelio según san Marcos, y que por eso los tres primeros evangelios de la Biblia se parecen mucho.

Quizás no es necesario que se acuerden de todo esto. Creo más bien que lo único que es importante aquí es acordarse de que los tres primeros evangelios son parecidos, son llamados los evangelios sinópticos, y que el único evangelio que es diferente a los demás es el evangelio según San Juan, el que vamos a estudiar.